“Al son de las mareas”: mi primer poemario

The first words and then a butterfly.

Apalabrando los días

Cuando empecé a jugar con las letras para argumentar sobre la vida, lo hice tímidamente y con gran dificultad, pues no me era fácil convertir mis pensamientos en una realidad manuscrita. Confieso que al hacerlo sentí un enorme pudor a que alguien más pudiera leer mis textos, pues eran fruto de momentos de íntimo recogimiento que hacían sacar a la luz reflexiones, historias, opiniones y sueños. Pero a la vez, experimenté una necesidad, casi morbosa, de compartirlos con los demás, lo que supuso para mí todo un desafío.

Soy plenamente consciente de lo mucho que me ha enganchado este oficio artesano de entretejer palabras, de sentir cómo éstas se adueñan de mis pensamientos y de mi tiempo -o al revés- y de lo mucho que me permite disfrutar de ello. Y que desde mis inicios –cinco años atrás- los textos resultantes se han convertido en realidades soñadas.

Una de estas…

View original post 204 more words